juego patológico psicólogo valencia
, ,

Juego patológico: trastornos del confinamiento

Introducción

En este articulo me parece necesario hablar del juego patológico o ludopatia, una de las consecuencias del confinamiento. Se ha producido en general una agravación de las adicciones, por ejemplo, fumar o beber más debido a la inactividad y falta de distracciones es algo habitual en esta situacion que hemos vivido.

Esta pandemia del COVID-19 nos ha hecho reflexionar a muchos sobre las cosas más importantes en la vida. La solidaridad y empatía han aflorado o se han hecho patentes en las personas que ya poseían esas cualidades. Sobre todo a partir de acciones diversas: confección de mascarillas por particulares y empresas, aplausos para apoyar y animar a los sanitarios, conversaciones telefónicas con ancianos solos a través de voluntarios. Ha sacado de nosotros en ocasiones el deseo de ayudar y contribuir a frenar la curva del coronavirus. Hemos aprendido a estar en casa más tiempo con nuestra pareja y nuestros hijos y, sobre todo, hemos tenido que aprender gestos sanos para evitar el contagio.

Causas del malestar psicológico

Todos juntos estamos haciendo frente a esta pandemia. A pesar del esfuerzo común y el cumplimiento mayoritario de las restricciones nadie duda de que esta crisis sanitaria ha desembocado en una crisis igual de temida, la económica. Muchas emociones negativas están presentes todavía en los ciudadanos a pesar del desconfinamiento con la Fase 1. La incertidumbre sobre el futuro del trabajo, la duración de los ertes, sobre cómo pagar las facturas después de semanas con el negocio cerrado… todos estos interrogantes generan estrés y malestar psicológico. 

Además del duelo sufrido por muchas familias, los psicólogos vamos a tener que lidiar con muchos pacientes con problemas derivados de la crisis económica. De hecho, no podemos olvidar que los comedores sociales han aumentado el número de usuarios diarios. Esto significa que existen cada vez más personas en el umbral de la pobreza.   

El juego patológico

Entre los trastornos que los médicos de familia van a tener que derivar a las Unidades de Conductas Adictivas está la adicción al juego. La apuesta por internet se ha incrementado durante el confinamiento. Esto ha ocasionado recaídas en antiguos jugadores y provocado nuevas adicciones.

Definición del juego patológico

El juego patológico se caracteriza por una alteración en el control de impulsos de jugar. Estos jugadores sienten la irrefrenable necesidad de jugar y les es difícil resistir el impulso. El fracaso en controlar este impulso tiene consecuencias en la vida del sujeto que le impiden un funcionamiento normal.

Características del trastorno : criterios diagnósticos

  • Existe preocupación constante por el juego
  • Necesidad de jugar cantidades mayores de dinero para sentir la excitación inicial
  • Fracaso en los intentos por detener el juego
  • El juego se utiliza para calmar la disforia: tristeza, ansiedad, etc
  • Después de perder se vuelve al día siguiente u otro día para intentar recuperar lo perdido
  • Irritabilidad si intentan parar el juego
  • Se engaña a la familia, terapeutas u otras personas para ocultar el grado de implicación en el juego.
  • Pierden relaciones interpersonales, familiares, oportunidades laborales o educativas debido al juego
  • Se confía en que los demás prestaran dinero para salvar sus deudas.

Comorbilidad

La comorbilidad es la existencia en una persona de varios trastornos psicológicos. En este caso, en el juego patológico se han identificado con frecuencia:

Trastornos del estado de animo,

trastornos de ansiedad,

otros trastornos del control de impulsos y

la hiperactividad con déficit de atención

Consecuencias del juego patológico

Las consecuencias en la vida del jugador patológico son diversas. Por ejemplo, la más obvia consecuencias económicas como deudas, pero también problemas con la familia o la pareja,  pérdida de relaciones significativas, pérdida del empleo. En definitiva disfuncionamiento social, familiar y laboral.

Otra consecuencia es el agravamiento de otros trastornos presentes. Por ejemplo, de la depresión o de ansiedad precedente a la conducta compulsiva de jugar.

Posibles tratamientos

El tratamiento farmacológico puede ser necesario. Aunque los estudios sobre los posibles fármacos eficaces son bastante recientes. Entre los antidepresivos utilizados el bupropion, inhibidor dual de la noradrenalina y la dopamina, ha demostrado su eficacia. También los estabilizadores del estado de ánimo, como el litio, y los antagonistas opioides, como la naltrexona muestran resultados alentadores.

Los ansiolíticos por otro lado están desaconsejados por la dependencia que pueden llegar a generar y los efectos de tolerancia.

Terapia psicológica

La terapia cognitivo-conductual de demostrada validez científica es la que más se preconiza en el tratamiento del juego patológico.

Como ejemplo, las técnicas que han demostrado eficacia según los estudios son:

  • Desensibilización imaginada y relajación
  • Control de estímulos
  • Exposición en vivo con prevención de la respuesta de jugar
  • Corrección de creencias erróneas sobre la propia capacidad
  • Entrenamiento en habilidades sociales
  • Prevención de recaídas
Descripción de algunas técnicas :

El control de estimulos consiste en limitar el acceso a dinero, tarjetas a amigos jugadores, ect controlar el entorno que puede desencadenar el juego

La desensibilización imaginada consiste en imaginar situaciones que impulsan a jugar, en estado de relajación, sin llegar a realizar la conducta de juego. Parece que los estudios avalan la eficacia de esta técnica.

La exposición en vivo con prevención de la respuesta consiste en exponerse en situaciones reales que impulsan a jugar y el sujeto debe evitar realizar la conducta de apuesta o juego.

Si crees que tienes un problema con el juego contactanos para mas información. Estas técnicas y el trabajo de la motivación al cambio pueden ayudarte.

Llama al 697392561 o rellena el formulario de contacto.

Puedes visitar también la página de la clínica Punto Sano.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario