¿Qué es el mindfulness?

mindfulness meditación de atención plena

El mindfulness o meditación de atención plena es una técnica psicológica inspirada en las prácticas meditativas orientales budistas. La palabra mindfulness fue introducida por Jon Kabat-Zinn, considerado el padre del mindfulness. En su clínica de reducción del estrés enseñaba a sus pacientes la práctica de la meditación ancestral. Esta les permitía salir del estrés y de otros problemas emocionales, cambiando las rutinas mentales.

El mindfulness es una técnica que se basa en una actitud mental diferente a la que estamos acostumbrados. Estamos hablando de la atención plena. ¿Pero en qué consiste esa actitud? Es una  cualidad de la conciencia que surge cuando dirigimos nuestra mente intencionalmente al momento presente. Es la atención  hacia la experiencia del momento, sin juzgar, ni filtrar, ni esperar nada preciso.

La meditación de atención plena no es relajación, ni un vaciado de la mente, ni una experiencia mística, consiste en un entrenamiento de la mente. Implica una apertura de la mente a la experiencia tal y como es.

Los programas de mindfulness cuentan con 8 sesiones de 2 horas aproximadamente. Durante este tiempo se aprenden diferentes tipos de meditaciones que sirven para entrenar nuestra mente.  

Procesos entrenados en el mindfulness 

En primer lugar, la atención plena ayuda a una desconexión del denominado “piloto automático”. Ese piloto se pone en marcha cuando estamos presentes físicamente sin estarlo a nivel mental. Las personas ansiosas o depresivas están a menudo rememorando dificultades pasadas o proyectándose en el futuro.  De este modo añadimos sufrimiento al sufrimiento. El mindfulness aporta esa presencia al momento presente que trae la serenidad a nuestra vida.

Por otro lado, aprendemos a estar presentes y tomar conciencia de nuestros pensamientos, sentimientos y emociones. Es importante la conciencia, en lugar de la lucha o huida. Esto nos da una mayor libertad de elección para poder responder de manera más adecuada a las dificultades.

El mindfulness nos entrena también al distanciamiento de nuestros pensamientos. Los pensamientos no reflejan la realidad, no son más que pensamientos. Aprendo a no hacer caso de las autocriticas y me afectan menos.

La atención plena ayuda además a la aceptación de las emociones desagradables. Intentar evitarlas o huir de ellas provoca un efecto de rebote y, por tanto, aumentamos el sufrimiento.

Por último, se cultiva la autocompasión. La compasión es una actitud amable hacia los demás y hacia unos mismos. Cuando nos sentimos mal o sufrimos nos tratamos con cariño. En lugar de machacarnos.

En resumen, las aportaciones de la meditación son:

  • Contacto con el presente. Salir del piloto automático. Poder disfrutar de los momentos agradables
  • Conciencia de pensamientos, emociones y sensaciones propias
  • Distanciamientos de los pensamientos
  • Gestión de las emociones a través de la conciencia y aceptación
  • Cultiva la compasión. Actitud amable hacia uno mismo.
  • Autocuidado

Si necesitas más información acerca de este tema y de los talleres propuestos ponte en contacto conmigo al 697392561 o rellena el formulario de contacto