Autismo

El autismo es un trastorno grave del desarrollo que aparece en los dos primeros años de vida del niño. Se presenta bajo la forma de alteraciones de la comunicación, y de la interacción social y un carácter restringido y estereotipado de intereses, comportamientos y actividades.  Todo ello  conduce a los niños afectados a sufrir un retraso en relación a los niños de su misma edad.

La gravedad de este trastorno varía en función del alcance de la disfunción en la comunicación y la interacción social y en los patrones de comportamiento restringidos.

Las alteraciones en la reciprocidad emocional pueden  ir desde un fracaso en el acercamiento social, pasando por la falta de intereses o emociones compartidas, hasta el fracaso en iniciar o responder a interacciones sociales.

Las deficiencias en las conductas comunicativas pasan desde problemas en la comunicación verbal y no verbal poco integrada, pasando por anomalías del contacto visual y del lenguaje corporal hasta dificultades en la expresión y comprensión de gestos  y la falta total de expresión facial y de comunicación no verbal.

En cuanto a los patrones de comportamiento repetitivos las alteraciones en el niño  se expresan a través de  movimientos, habla o utilización de objetos de forma estereotipada, excesiva inflexibilidad (dificultad en transiciones y para tolerar cambios de rutinas) intereses muy restringidos que son anormales por su intensidad y foco de interés,  e hipo o hiperreactividad a los estímulos sensoriales (no soportar sonidos altos, o no responder al dolor o a la temperatura o ser demasiado sensibles a determinados estímulos).

La causa del autismo es desconocida aunque parece que alteraciones funcionales de determinadas zonas del cerebro estarían implicadas. Por ello, actualmente los trastornos del espectro autista están incluidos dentro de los trastornos del desarrollo neurológico en el DSM -5 (Manual diagnóstico y estadísticos  de trastornos mentales)

Basado en el libro “A Work in Progress: Behavior Management Strategies and a Curriculum for Intensive Behavioral Treatment of Autism” de Ron Leaf y John McEachin.

Y en DSM-5 (Diagnostic and Statistic Manual of Mental Disoders)

Los niños con autismo no aprenden de la misma manera que los otros niños. Presentan dificultades en comprender consignas verbales o no verbales, alteraciones o rupturas de la atención y la focalización en determinadas actividades u objetos q les interfiere en el desarrollo del juego y en la adquisición competencias importantes en el ámbito social y académico

Áreas de intervención en Autismo:

  • Problemas de conducta: Los niños autistas presentan a menudo comportamientos problemáticos que dificultan la intervención en el desarrollo de déficits en otros aspectos importantes como la comunicación, la interacción social o las competencias escolares. Los problemas de conducta son importantes a identificar y a tratar puesto que interfieren con frecuencia en la escolarización del niño.
  • Problemas de aprendizaje: el autismo puede venir acompañado de dificultades de adquisición de competencias correspondientes a la edad del niño. Es posible que sea necesario intervenir en determinados aspectos como el aprendizaje de la lectura, la psicomotricidad fina, aprender a contar, etc que deben ser reforzados fuera de la escuela.
  • Comunicación e interacción social: los niños autistas utilizan de manera inadecuada  gestos o presentan ausencia o retraso en el lenguaje que dificulta la comunicación y la interacción con otros. Pueden también tener conductas como ignorar a los demás, carecer de acercamiento espontáneo al grupo,  mirada inadecuada, aislarse,etc. Todo ello es posible potenciarlo.

 

  • Autonomía: los niños autistas o con retraso en el desarrollo dependen en mayor medida de padres y familiares para llevar a cabo tareas simples, como vestirse, comer, ir al colegio, etc. Para una buena integración social y desarrollo podemos ayudarte en este aspecto.

Existen otros problemas asociados al autismo que pueden requerir intervención profesional pero que no hemos expuesto aqui, tales como trastornos en la alimentación o los trastornos del sueño, asi como alteraciones del comportamiento relativas a inflexibilidad en los cambios.

Si otros problemas no se encuentran descritos en este apartado, ponte en contacto con nosotros, seguro que podremos evaluar el problema y establecer objetivos para ayudarte a ti y a tu hijo/-a.

Tto:

En el autismo una  intervención de tipo multidisciplinar es necesaria. En un primer momento, el pediatra puede realizar la primera exploración o indicar la sospecha de la presencia de un trastorno de este tipo. En otras ocasiones, será necesario acudir a profesionales especializados que realicen una buena evaluación y puedan confirmar con suficiente competencia un diagnóstico de autismo.

Asi mismo, una vez se tiene el diagnostico muy a menudo es necesaria la intervención de diferentes profesionales. Para el desarrollo del lenguaje es necesario a menudo la ayuda de un logopeda y es necesario el desarrollo de la psicomotricidad por un especialista.

en consulta el psicólogo va a ocuparse de todo el resto de aspectos afectados:  la interacción social y la comunicación, la modificación de comportamientos inadecuados y el desarrollo de competencias escolares (aprender a leer, escribir, contar etc). A su vez, en consulta es posible llevar a cabo la puesta en marcha de intervenciones dirigidas al desarrollo de la autonomía en la higiene y aseo personal, la alimentación,  los desplazamientos y el manejo de las rutinas.