Problemas laborales

Se trata de problemas de diversa índole que afectan a nuestro rendimiento y a nuestro bienestar psicológico en nuestro lugar de trabajo.

Entre los problemas más comunes se encuentran: el mobbing, las malas relaciones con compañeros y jefes, el síndrome de estar quemado (burnout). Otros problemas comunes cuya consecuencia puede tener un impacto en las relaciones con otros son los cambios en la empresa, tener directrices poco claras, conflicto de valores, etc.

En muchas ocasiones los problemas de interrelación con jefes y compañeros están a la orden del día. Estas situaciones prolongadas en el tiempo pueden generar mucho estrés y otros problemas psicológicos más graves como la ansiedad, e incluso la depresión. Por ello, es importante aprender técnicas relacionadas con habilidades sociales, tales como la asertividad.

La asertividad es la actitud que tenemos cuando sabemos expresar lo que pensamos, lo que queremos, somos sinceros, claros y directos; en definitiva, sabemos defender nuestros derecho pero siempre respetando los derechos de los demás.

Si sientes que el trabajo es una fuente de estrés y te causa malestar, es posible que haya llegado el momento de pedir ayuda a un psicólogo. Puedes consultar si lo deseas nuestro apartado referente al estrés y sus consecuencias.