TCA – Trastorno Conducta Alimenticia

Los trastornos de la conducta alimentaria son trastornos que se dan cuando hay alteraciones importantes de la conducta relacionadas con la alimentación. Estos problemas tienen un impacto a nivel físico, pero también a nivel psicológico y social.

Pueden tratarse de  problemas graves definidos por una preocupación excesiva por la alimentación y el control del peso, como en el caso de la anorexia y la bulimia,  los más conocidos, que en ocasiones pueden requerir de hospitalización y de la intervención de un equipo multidisciplinar.

Según el DSM-V la clasificación actual de los trastornos alimentarios es la siguiente:

Pica (ingestión de sustancias no nutritivas)

Rumiación (regurgitar los alimentos después de ingeridos)

Trastornos de evitación/restricción  de la ingesta de alimentos (falta de interés por comer o alimentarse)

Anorexia nerviosa (restricción de la ingesta con miedo intenso a engordar y con alteración en la percepción de la imagen corporal, no admitiendo un peso bajo observable)

Trastorno de atracones (atracones sin conducta compensatoria de vómito)

Bulimia  (atracones con conducta compensatoria de vómito, unido a una percepción deformada de la imagen corporal y el peso)

Describimos a continuación las alteraciones de la conducta alimentaria de menos gravedad en cuanto a sus consecuencias físicas y psicológicas en el individuo.

  • Trastorno de alimentación selectivo o trastorno de evitación /restricción de la ingesta

Este trastorno se caracteriza por una ingesta restringida a determinados alimentos y está acompañada del rechazo a probar alimentos nuevos, ya sea por su textura (se excluyen a menudo verduras y frutas) o por su aspecto externo (forma, color, etc).  Suele comenzar en la infancia y no está relacionada con la necesidad de control del peso como en anorexia y bulimia. se trata de   un trastorno importante que afecta tanto a nivel físico, por la falta de aporte vitamínico como a nivel cognitivo, por lo que puede tener consecuencias en el rendimiento intelectual.

  • Ingesta excesiva relacionada con ansiedad

Se trata de comer por ansiedad o la ansiedad por comer.. Se ingiere cualquier tipo de comida para calmar el estado emocional desagradable. El alivio de la emoción tiene como resultado el refuerzo de esa conducta de ingesta compulsiva por lo que la probabilidad de repetición es elevada. No se encuentra dentro de la clasificación anterior puesto que se trata más de una consecuencia de un problema emocional como la ansiedad

Tratamiento:

En nuestra consulta de psicología te ayudaremos a regular tus emociones y a reducir el nivel de estrés o ansiedad que están al origen de la ansiedad por comer y a ampliar la variedad y la cantidad de alimentos ingeridos, a través de las técnicas provenientes de la terapia cognitivo-conductual.

Al mismo tiempo, si lo deseas,  una profesional de la nutrición experimentada que trabaja en la misma clínica,  te podrá enseñar nuevas formas de alimentación más adecuada para completar la terapia psicológica.

Ante casos graves de trastornos alimenticios, anorexia y bulimia crónica se aconseja, en primer lugar, acudir al Centro de Atención Primaria y la derivación a un centro especializado